Gestionar con éxito la operativa del comercio exterior

El comercio exterior es un elemento clave en la macroeconomía y se nutre de la actividad de infinidad de empresas que en mayor menor medida se dedican al sector exterior

La complejidad de la operativa del comercio exterior es significativamente superior a la del comercio domestico por multitud de razones a las que en los últimos tiempos se añaden el proteccionismo, la nueva lucha de bloques, el coronavirus y el Brexit. Además la nueva realidad implicará una mayor complejidad de gestión de dicho comercio exterior.

La geopolítica ha añadido dificultades al carácter singular de las operaciones internacionales al volverse a considerar elementos como fronteras, tributación, política comercial y aduana rompiendo un escenario de proliferación incesante de acuerdos de libre circulación de comercio internacional.

Los modelos empresariales de gestión por procesos frente a la tradicional segmentación por funciones, inciden de una manera positiva en el proceso de internacionalización facilitando las actividades de importación, triangulación y exportación de mercancías.

La planificación es importante en los procesos de venta en mercados domésticos y cuando las empresas se abren a la internacionalización dicha planificación es innegociable si se quiere  garantizar el éxito de la operación y, en consecuencia, el éxito empresarial que supone abrirse a un mundo de grandes oportunidades como es el mercado global.

El entorno económico actual y las restricciones de movilidad y mercados resultantes de la crisis del Covid se caracterizarán por una limitación y evaluación minuciosa de los recursos financieros que las empresas dedicaran a la planificación y al desarrollo de la estrategia de comercio exterior.

Los riesgos de las operaciones internacionales son enormes y una adecuada cobertura y prevención de los mismo es fundamental pero dicha cobertura puede ser ineficiente si los departamentos de la empresa implicados en el proceso, en línea del modelo de gestión por procesos, no hace un análisis exhaustivo de su escenario operativo, de sus costes, de sus riesgos, de las barreras existentes, de la imposición y de todos los factores que convierte esta operación en un actividad compleja a la par que apasionante.

Los grandes éxitos de las compañías en comercio exterior en la actualidad su sustentan en dar respuesta a la demanda de manera eficiente, a coste justo y razonable para lo cual es fundamental que su actividad de compraventa sean auditadas y evaluadas y sea conocida por todas las áreas de la compañía.

Morison ACPM y FunTraders somos expertos en auditar, bajo la metodología de procesos, los departamentos de internacional y financiero de las empresas para poder dar certeza y seguridad a la actividad exportadora/importadora y garantizar un crecimiento sostenido de los procesos de internacionalización.

Nuestro objetivo es que el nuevo contexto internacional y económico con mayores barreras y más normas de seguridad y salud no impidan a su empresa acceder al mercado exterior con éxito.

Antonio De la Ossa

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *