¿Sueñan los legisladores con ovejas eléctricas?

El futuro jurídico de las empresas en el marco laboral

 

Un artículo de Josep Maria Puente. Socio de Morison ACPM y Presidente de la Comisión Laboral de PIMEC

Leer en PDF: Ovejaselectricas_JMPuente_OK

 

La Historia nos puede servir, entre otras muchas cosas, para, gracias a la experiencia, no volver a cometer los mismos errores del pasado. En el momento histórico en el que nos hallamos debería ser una máxima de cabecera para todos los profesionales y legisladores del ámbito laboral. Nuestro entorno empresarial ya está sufriendo cambios y, con toda seguridad, van a continuar produciéndose en el futuro, que, me atrevería a decir, empequeñecerán los ocasionados por la «revolución industrial». Pero, a pesar de la evidencia, nuestra legislación sigue anclada en el pasado, reformando y parcheando reformas anteriores, aunque manteniendo las mismas bases que hoy día dificultan y ponen freno al progreso de nuestras empresas y ensombrecen los derechos de los trabajadores, sin que la imaginación del legislador transite por la senda de cambios que puedan dar cabida al futuro y que, como en muchas otras ocasiones anteriores, se legisle cuando ya está instaurado el problema y la solución, si es que se da con ella, es mucho más costosa.

El dilema se plantea porque o se proyectan y ejecutan las reformas auténticamente necesarias con todas sus consecuencias, o, como ha sucedido tantas veces, veremos pasar por delante el tren del progreso, sin haber sido capaces de subirnos a él.

Siempre partiendo de la premisa imprescindible del máximo respeto al principio de Seguridad Jurídica, entiendo que es necesario empezar con urgencia a dar los pasos necesarios para que las empresas del futuro, las llamadas 4.0, las que están programando grandes inversiones en robótica, las de economía colaborativa, entre otras, encuentren una legislación que les permita desarrollarse con la seguridad jurídica necesaria. Sentencias como la denominada “de Diego“, TSJ de 14 de septiembre de 2.016, sobre indemnizaciones por fin de contratos o la más reciente, del Tribunal Supremo Sala 4ª de 20 de abril de 2.017, sobre la no obligatoriedad de llevar el “registro de jornadas”, someten a las empresas a una incertidumbre jurídica que les comporta graves dificultades a la hora de tomar decisiones. Además, incluso suponen gastos innecesarios, como en el caso del registro de jornadas, con la adquisición descontrolada de softwares diversos para instaurar controles de acceso que, después, no han tenido ninguna aplicación. En otros ámbitos sociales de rigurosa actualidad, por similitud a lo anterior, podemos destacar la incertidumbre ocasionada por la inseguridad jurídica que se evidencia en ejemplos como la cambiante ubicación y decoración de las terrazas de los bares.

En cuanto a nuestro ámbito en concreto, el despotismo ilustrado de nuestros legisladores deberá ser sustituido por la negociación colectiva. Así la realidad del entorno en que vivimos se acercaría mucho más a una legislación adecuada a las necesidades reales del mercado.

Tanto patronales como sindicatos conocen mucho mejor las necesidades de las empresas y de los trabajadores y, por ello, la negociación colectiva es el marco de futuro en el cual se debe trabajar para poder alcanzar acuerdos que posteriormente el legislativo convierta en una normativa adecuada, partiendo fundamentalmente de las necesidades y posibilidades reales conocidas y asumidas por los agentes sociales. En suma, la normativa se nutriría de la experiencia previa, conocimientos prácticos y percepción de la realidad de los agentes sociales. Es en este punto donde el concurso de los Graduados Sociales resultará, sin duda, imprescindible, porque son los profesionales que se hallan en permanente y pleno contacto con el mundo laboral. En el ejercicio de su profesión, viven la realidad social de una forma tan cercana que podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que es el colectivo profesional que, en este ámbito, debe ser escuchado inexcusablemente. Ninguna otra profesión desarrolla una actividad similar a la de los Graduados Sociales en funciones de asesoramiento a empresarios y trabajadores.

Empresas y trabajadores deben conocer de antemano cuáles serán las “reglas del juego“ para, de esta forma, poder prepararse adecuadamente. Se deben abordar, entre otras, cuestiones tan importantes como la formación profesional, gran ausente y desprestigiada institución que ha provocado una falta de trabajadores especializados y formados que puedan incorporarse al mercado de trabajo aportando sus conocimientos y su preparación. Para paliar los efectos nocivos de este mal endémico de nuestra sociedad, las tendencias actuales que se centran en la formación dual son un marco excelente que hay que potenciar con todos los recursos posibles y disponibles. En un futuro cercano, estos trabajadores con una alta formación y preparación práctica desarrollada dentro de las empresas, alejados en parte de unas aulas vetustas y con maquinaria propia de siglos pasados, aportarán valor y conocimientos a los nuevos centros de trabajo, mejorando la productividad de las propias empresas, capacitándolas para competir en unos mercados cuya ámbito será absolutamente global, ayudando en consecuencia a la internacionalización de las empresas. Este modelo ya fue instaurado en Alemania a mediados de los años 90 y ha tenido el éxito que todos conocemos, repercutiendo positivamente en las empresas del país, en la capacitación de los trabajadores y, en definitiva, mejorando la productividad.

 

¿Estamos preparados para los robots del futuro o los trabajadores CIBORG?

Todas las transformaciones tecnológicas que se están produciendo provocarán, inevitablemente, que muchos trabajadores sean innecesarios y, por tanto, prescindibles en los procesos productivos, pues sus actuales puestos de trabajo se sustituirán por robots que trabajarán con precisión milimétrica las 24 horas del día o por trabajadores que habrán incorporado tecnología en su currículo, los ya denominados “ciborg”, cuya capacitación podrá ser muy superior a la de los compañeros que no se hayan incorporado a la tecnología actual. Hay que admitir que, en ocasiones, incluso los trabajadores capacitados tecnológicamente no siempre tendrán cabida en este nuevo mundo global y cibernético. Pero también es necesario admitir que la crisis de la pérdida de empleo por la implantación de nuevas tecnologías siempre afectará primero a los trabajadores no preparados, para luego alcanzar incluso a los que se hayan esforzado en actualizarse. La Historia, como decíamos al principio, nos muestra muchas veces el camino a seguir. Los más antiguos recordamos el inconfundible ruido de las máquinas de impresión de las imprentas, unido a un buen número de trabajadores que atendían las mismas, con un alto riesgo de accidente laboral. Pues bien, al incorporar las entonces novedosas técnicas de offset se produjeron estos dos fenómenos inevitables: primero sobraron muchos trabajadores y, luego, a los que quedaron les resultó imprescindible aprender las nuevas técnicas, siendo incluso motivo de despido la falta de capacidad personal para dicho aprendizaje.

 

Recientemente hemos asistido a un fenómeno similar en la Banca. La incorporación de las nuevas tecnologías no sólo ha afectado a gran número de empleados, que han perdido sus empleos, sino que la propia estructura de la Banca se ha visto afectada. Baste comprobar, si no queremos utilizar los datos oficiales, el número de oficinas bancarias desaparecidas, tras un proceso inconcluso, ya que son los propios clientes de la Banca quienes, con sencillos softwares, desde su propio domicilio, días de fiesta incluidos, manejan personalmente sus cuentas, con el inevitable coste en puestos de trabajo en el sector bancario.

Cuando, en la última parte del siglo pasado, se comenzó a razonar sobre lo que iba a suponer la informática, algunos autores se pasaron de optimismo. Por mi edad no lo leí cuando se publicó, pero después tuve ocasión de hacerlo por curiosidad. A modo de ejemplo, El Desafío Mundial, de Jean-Jaques Servan Schreiber, advertía, con anterioridad a que se produjeran, sobre los fenómenos que produciría la incorporación de las nuevas tecnologías. Visto con el paso del tiempo, las perspectivas eran demasiado optimistas. Todo resultaba muy positivo. No se iban a producir efectos adversos.

No todas las consecuencias de la globalización y la utilización de las nuevas tecnologías son necesariamente deseables. Es verdad que la mayoría de esas consecuencias nos acercan a un mundo feliz, sin las connotaciones literarias de Aldous Huxley. Pero algunas de ellas nos plantean problemas muy graves en los que ni siquiera habíamos pensado. En mi opinión nos enfrentamos a dos grandes e inmediatos retos: la pérdida de empleo y la disminución consiguiente de cotizaciones a la Seguridad Social.

Todo ello nos conduce a una nueva y desconocida situación y, aunque parezca ciencia ficción, no está tan lejos la época en la que estos robots vayan a sustituir puestos de trabajo. Basten las imágenes actuales de las más afamadas y modernas fábricas de automóviles manejadas robóticamente. Ante esta situación debemos empezar a despejar dudas de manera inmediata: ¿deberán cotizar a la Seguridad Social estos robots? ¿Deberemos poner límites a las horas de trabajo en las que estarán activos? ¿Qué procesos jurídicos, con la inestimable colaboración de los Graduados Sociales, deberán llevar a cabo las empresas para sustituir personas por robots? ¿Deberemos poner limitaciones a la incorporación de trabajadores “ciborg” en las empresas? ¿Deberemos poner cuotas de obligado cumplimiento de contratación de trabajadores sin incorporación de tecnología en su bagaje?

También debemos reflexionar sobre muchas otras cuestiones, como puede ser la ley de extranjería vigente, que con su actual regulación lo único que provoca son situaciones irregulares y zancadillea la incorporación de técnicos o profesionales de otros países que pueden aportar valor a las empresas. Aquí es necesario delimitar el ámbito de los movimientos migratorios “per se” de los ocasionados por motivos exclusivamente laborales, que son los que nos ocupan hoy: ¿qué sentido tiene impedir que un matemático de la India pueda ser contratado por una empresa cuando podría trabajar desde su país con total normalidad vía “on line”? Creo que carece de sentido el mantener esta mirada tan endogámica, cerrada al entorno de los ciudadanos de la Unión Europea, cuando el futuro  posibilitará formas de trabajo cuya distancia del centro productivo carecerá completamente de importancia. Está claro que deberemos pensar en cómo se establecerán las relaciones laborales con estos trabajadores que residen fuera de nuestro territorio, cuáles serán los salarios y convenios colectivos que deberemos aplicar, dónde deberán efectuar su cotización a la Seguridad Social y cuál será la legislación a aplicar, pues estos “tele trabajadores“ ya no residirán en Vic, Manresa o Tarragona, sino en Islamabad, Pekín o San Francisco. También deberemos proporcionar un marco legal adecuado para la contratación y desarrollo de la relación laboral que no perjudique a nuestro actual sistema de cotización e ingresos de la Seguridad Social y que no ponga en desventaja a los trabajadores españoles sometidos a nuestros Convenios Colectivos del ámbito que sean y que los conviertan en menos competitivos frente a los de otros países.

Llegados a este punto, este tipo de relaciones debería regularse con normas supranacionales, emitidas por organismos con capacidad suficiente. Si esperamos, siguiendo el ejemplo puesto, que los gobiernos y legisladores de Paquistán, China o EE.UU. (incluido el Sr. Trump) cedan motu proprio sus competencias para no invadir las de otros países, ya podemos esperar eternamente alguna solución.

Todo ello nos llevará también a definir de nuevo conceptos tan esenciales de nuestro ordenamiento jurídico como el de trabajador por cuenta ajena, el de extinción de contrato o de los tipos de contrato y relaciones laborales que se puedan establecer en el futuro. En todo caso habrá que contar con la participación activa de los Graduados Sociales, cuya opinión, como profesionales con amplísima experiencia, deberá ser tenida en cuenta para la elaboración de los textos legislativos que regulen el nuevo marco de las relaciones laborales. Un marco que deberá huir de la actual subjetividad y falta de seguridad jurídica que han presidido estos últimos años, habiendo llegado incluso a someter a nuestros jueces a situaciones no deseables en las que, como por ejemplo en los despidos relacionados con los artículos 51 y 52 del Estatuto de los Trabajadores, se han visto obligados a evaluar contabilidades e informes contradictorios de peritos, sin la lógica preparación y medios para determinar la certeza de unos u otros.

 

Conceptos nuevos para la legislación del futuro

La legislación que regule el futuro deberá partir de conceptos completamente nuevos, edificando un entorno que no provenga de reformas encorsetadas, sino de conceptos de nueva creación, con una amplitud de miras que pueda adaptarse más allá de nuestras fronteras y que proteja tanto a las empresas como a los trabajadores, pero que admita la diferenciación entre tipos de empresas tanto por su dimensión, como por su actividad, pues entendemos que el esfuerzo que debe realizar una pequeña empresa de veinte trabajadores, constantemente castigada (como, por ejemplo, en la nueva regulación del artículo 33 del Estatuto de los Trabajadores), no es el mismo que el de una gran empresa de mil trabajadores, con mayores recursos económicos y estructurales. Y siempre sin que ello signifique la pérdida de derechos o garantías para los trabajadores, dotando a cada una de ellas de unas disposiciones que regulen de forma expresa sus circunstancias pero con un denominador común: la flexibilización en la creación de nuevos puestos de trabajo. Todo ello permitirá que las empresas puedan adelantarse al futuro sin obligarlas a realizar, de manera casi permanente, contorsionismos jurídicos para encontrar cabida en la actual e inestable legislación laboral, que lo único que comporta al final es inseguridad jurídica, pues queriendo ajustarse al marco legislativo no encuentran cabida y deben recurrir a soluciones de futuro incierto.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *