Su navegador no está actualizado.

Recomendamos ver la web con:

GOOGLE CHROME

FIREFOX

MICROSOFT EXPLORER Version > 9

La Auditoría Forensic es la única auditoría especializada en descubrir los fraudes y delitos cometidos en las empresas y en Morison ACPM hemos creado un equipo de profesionales multidisciplinar (auditores, economistas, abogados, informáticos e investigadores) con la experiencia y la formación específica para desarrollar herramientas diseñadas para la prevención e investigación de todo tipo de fraude y delito en la empresa.

 

El 56 % de las Pymes y el 92 % de las grandes empresas utilizaron la auditoría externa o auditoría de cuentas anuales como método para luchar contra el fraude pero sólo el 3 % de los delitos cometidos a nivel mundial fueron detectados por auditores de cuentas. Según la propia Ley de Auditoría, la labor de un auditor de cuentas no es la detección del fraude. Sin embargo esto forma parte del ADN del auditor forense.

 

Si sospechas o temes que en tu empresa puede haber una apropiación indebida de activos, soborno y/o corrupción, manipulación contable u obtención de financiación fraudulenta y/o transacciones no autorizadas, no basta con realizar una auditoría. Si hay delito, la auditoría debe ser Forensic.

 

 

LA AUDITORÍA FORENSIC

Día tras día vamos conociendo con demasiada frecuencia determinados casos de irregularidades, manipulaciones contables y fraudes tanto en el ámbito de las Empresas Privadas como en Sociedades de carácter Público y de Organismos Municipales, Autonómicos y Estatales, con las implicaciones, tanto en unos como en otros, de personal de alta dirección, como de empleados y/o funcionarios.

 

En todos los casos se argumenta, que sus cuentas han sido objeto de una auditoria, o bien es propósito de hacerse auditar para demostrar la limpieza de su gestión.

 

A nosotros como auditores, nos toca aclarar tanto a nuestros clientes, como a los estudiantes de empresariales rama auditoria, como al público interesado, que nuestro trabajo como AUDITORES EXTERNOS, no tiene por objeto principal la detección de fraudes, aunque la mayoría de los usuarios así lo creen, ya que según una encuesta realizada por la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados (ACFE) el 56% de las PYMES y el 92% de las grandes empresas utilizaron la auditoría externa como método de lucha contra el fraude. Sin embargo, únicamente el 3% de los fraudes cometidos a nivel mundial fueron detectados por auditores externos.

 

El objetivo principal de la auditoría externa es la revisión y verificación de que las cuentas anuales expresan la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de la empresa.

 

Para la detección de fraudes en las empresas ha surgido una nueva disciplina que principalmente se apoya en técnicas de investigación, auditoría y contabilidad. Esta disciplina es la AUDITORÍA FORENSIC. Para llevar a cabo este tipo de auditoría no es suficiente contar con la experiencia en contabilidad, sino que es necesario disponer de técnicas de investigación que permitan prevenir, detectar y determinar los complejos esquemas de fraudes establecidos en las organizaciones.

 

La auditoría forensic es una auditoría especializada en descubrir, divulgar y atestar sobre fraudes y delitos en el desarrollo de las funciones públicas y privadas. Para llevarla a cabo es necesario contar con equipos especializados integrados por economistas, abogados, auditores, informáticos e investigadores que cuenten con formación específica y utilicen herramientas diseñadas para la investigación y prevención de todo tipo e fraudes y corrupción.

 

 

ENFOQUES DE LA AUDITORÍA FORENSIC

La auditoría forensic tiene dos tipos de enfoque. Estos ayudan a determinar a la organización cuál será el plan de actuación para el tratamiento del fraude.

 

Auditoría forensic preventiva: enfoque proactivo, es decir, este enfoque implica tomar decisiones y acciones en el presente para evitar fraudes en el futuro. Por tanto, se basa en asesorar a la organización para prevenir, detectar y reaccionar ante posibles fraudes financieros. También, puede incluir trabajos de consultoría para implementar programas y controles anti fraude, sistemas de administración de denuncias, etc.

 

 

Auditoría forensic detectiva: enfoque reactivo, es decir, implica tomar decisiones en el presente frente a fraudes sucedidos en el pasado. Por tanto, se basa en la identificación de la existencia de fraudes mediante investigación profunda de los mismos llegando a establecer entre otros: la cuantía del fraude, los efectos directos e indirectos, los presuntos autores, etc.

 

 

FRAUDE EMPRESARIAL

El fraude empresarial hoy en día va en aumento como consecuencia de una gran variedad de factores que inciden en su origen, tales como: el entorno económico, la presión por los resultados, el enriquecimiento, las debilidades del entorno de control, etc.

 

El fraude supone una amenaza para cualquier compañía y es por esto, por lo que se está haciendo cada vez más necesario invertir en medidas de prevención que minimicen los daños y eviten un aumento de la presencia de estos delitos en las compañías. No obstante, sabemos que existe una correlación entre el tamaño de la organización y el número de incidencias de fraude, a pesar de que suelen ser las que tienen estructuras más solidas de detección del mismo.

 

Asimismo, sabemos que las empresas públicas son las más expuestas a fraude como consecuencia de la falta de conocimientos específicos y la ausencia de procedimientos de prevención del mismo. También, conocemos que los sectores más propensos a sufrir fraude son el sector de las comunicaciones, seguros, servicios e industria hotelera y ocio.

 

En nuestra opinión, las empresas españolas no han considerado en su gestión del fraude, la posible correlación entre el incremento de fraudes empresariales y el escenario de crisis económica de la que actualmente estamos todavía sufriendo.

Hoy en día, las herramientas más utilizadas por parte de las empresas para la detección del fraude son:

  • Denuncias/Líneas éticas por parte de los empleados.
  • Gestión de riesgos y monitorización de transacciones sospechosas.
  • Auditoría de procedimientos de control interno existentes en la sociedad.
  • Revisión del cumplimiento del Compliance (Penal).

 

 

FRAUDES MÁS EXPERIMENTADOS EN LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS

Los tipos de fraudes que más experimentan hoy en día las empresas españolas son:

- Apropiación indebida de activos. Es el tipo de fraude más habitual a nivel global, ya que abarca una amplia gama de delitos menores. Es el más complicado de prevenir, pero el más sencillo de detectar.

- Soborno y corrupción.

- Manipulación contable. Se produce de manera más habitual en las sociedades cotizadas que en entidades familiares.

- Obtención de financiación fraudulenta y transacciones no autorizadas.